Cine para no videntes: primer largometraje argentino con audiodescripción

Se presentó esta semana en la sala “Espacio INCAA” de Cinemacenter (Panamá 351, Tandil), una función especialmente destinada a no videntes. Se exhibió la película “Al fin, el mar” , primer largometraje argentino con audiodescripción.

El proyecto se enmarca dentro del tema de accesibilidad de todas las audiencias a la cultura y se realizó con el apoyo de la ENERC (Escuela de Cine y Realización Cinematográfica) dependiente del INCAA (Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales). El principal axioma en el que se basa el proyecto de accesibilidad es que el hecho cultural no es un proceso individual sino una experiencia colectiva de la cual no puede quedar excluido ningún ciudadano.

Audiodescribir un largometraje significa incorporar a la banda de sonido original de la película una narración que permita a las audiencias ciegas reponer la imagen, construirla en base a las palabras. La narración se realiza en base a un guión que contempla que las intervenciones no interfieran con los diálogo ni con la música y los ruidos originales. En este filme el guión fue revisado por el director, lo que de algún modo contribuye a asegurar a los ciegos que esa narración no corresponde a una interpretación personal de otro espectador como él sino que se ajusta a la intención creadora del autor.

El sonido de la audiodescripción saldrá en forma directa en sala para que todas las audiencias conozcan el sistema. En el futuro, cuando se incorporen a la rutina de las salas, la audiodescripción se escuchará por circuito cerrado con auriculares inalámbricos. Por otra parte, este es el primer paso en un ambicioso plan que trasciende el cine y que pretende la incorporación a futuro de audiodescripción de obras de teatro, óperas y eventos culturales en general.