Cineastas argentinos defienden la autarquía del INCAA

Tres asociaciones argentinas de realizadores, Directores Argentinos Cinematográficos (DAC); Directores Independientes Cinematográficos (DIC), y Asociación Argentina de Directores de Cine (ADAC) manifestaron su preocupación por las recientes declaraciones del Ministro de Economía (Hacienda) de Argentina vertidas en un programa de TV y publicadas por la prensa, que afectan a la Industria del Cine, al configurar un intento de avasallamiento a la Ley de Cine en vigencia y una interferencia al actuar del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA).

Estas declaraciones contrastan con los planes del Presidente del INCAA, Jorge Coscia, y la política cinematográfica llevada adelante por el Presidente Kirchner. El cine y las artes visuales han constituido en los últimos tiempos uno de los sectores de las industrias culturales que más contribuyeron al reconocimiento internacional de los argentinos y a la construcción de una identidad cultural.

En épocas recientes de grave crisis han sido los únicos embajadores calificados de Argentina a escala latinoamericana y mundial tanto por la participación en festivales internacionales, donde han conquistado numerosos premios, como la comercialización en mercados de difícil acceso.

Las entidades citadas han apoyado el momento actual de la cinematografía nacional como el resultado de un consenso entre todas las entidades representativas del quehacer cinematográfico en el Consejo Asesor, de la plena vigencia de la ley de cine, de la autarquía lograda por esta gestión -junto a la aplicación de la cuota de pantalla y las medias de continuidad- y de la participación de las Secretarías de Cultura de todas las provincias representadas en la Asamblea Federal, máxima autoridad del INCAA.

El Fondo de Fomento Cinematográfico, que fuera también objeto de comentario por el ministro, es el núcleo presupuestario del INCAA y se constituye con fondos genuinos que le otorga la ley y que provienen de un porcentaje del valor de las entradas de cine, del alquiler de videos y DVD y de lo que aporta la televisión privada al COMFER.