El don de las mujeres

Por L. Vilches

Cuatro mujeres intentan robar una caja fuerte pero vienen sorprendidas. Gloria, Ana, y Paloma logran escapar, pero Aurora va a la prisión. Ana se gana la vida como prostituta y conoce a Félix, rico jefe de una banda de mexicanos que le propone matrimonio e irse a vivir a México. Gloria, se despide de Aurora en la cárcel y viaja a México, donde Ana le ha conseguido empleo en los negocios que maneja Félix. Allí, Gloria conoce los maltratos que sufre Ana por parte de su marido. Pero Ana ha ideado un plan perfecto para vengarse de Félix y robarle su fortuna. Con la ayuda de Paloma, Aurora sale por fin de la cárcel y se une a sus amigas en México para llevar a cabo el meticuloso y arriesgado plan. Aurora conocerá a Gabriel, el brazo armado de Félix, y ambos inician una secreta relación.

Sólo quiero caminar , es el título de una canción cantada por Camarón y la guitarra de Paco de Lucía que, en cierto modo, marca el ritmo sin destino de cuatro mujeres ladronas y peligrosas. Agustín Díaz Yánez ha logrado una película de acción rompiendo un par de tópicos del género. Es cierto que no es muy habitual ver a unas chicas guapas preparando la mecánica de un asalto, construyendo sus armas y herramientas, cavando túneles y golpeando a los guardianes de un mafioso y usando del sexo en forma instrumental. Si el nivel de ferocidad criminal de la banda de hombres es algo habitual después de Peckinpah y Tarantino, las mujeres demuestran aquí una capacidad de reacción inesperadamente violenta para los cánones de películas españolas. Es verdad que el contexto mexicano ayuda a la credibilidad de la historia, pero la interpretación de Victoria Abril, Pilar Díaz de Ayala y sobre todo de Ariadna Gil es de lo mejor que se ha visto en el cine español del género. Ariadna incluso destaca con una interpretación de gran fuerza y logra llevar la atención del espectador sobre ella durante toda la segunda parte del filme, rompiendo con su línea de actriz tan poco expresiva y habitualmente aburrida de muchas de sus películas anteriores .

Sólo quiero caminar no es una película perfecta. La primera parte produce mucha incertidumbre en el espectador que no puede discernir si se trata de la vida sin rumbo de las mujeres o de una estructura narrativa confusa que no se ha sabido resolver en el montaje. La segunda parte tiene una línea clara de acción, hay ritmo y suspense y descubrimiento de la fuerza interior de las mujeres hasta ahora tan escondida como sus intenciones existenciales.

Que nadie piense en una película feminista. Lo mejor de la historia es la relación criminal entre la banda mexicana de hombres, y las mujeres, la banda española como las nombra Félix con una cierta inquietud. Cada uno se atiene a sus reglas en esto de robar, pero en las mujeres hay un don, una expresión de la voluntad libre de llevar adelante su plan sea como sea, de una magnanimidad individual hacia el objetivo por encima de su seguridad, del afecto personal que cada una tiene por sí misma y sobre todo de la disponibilidad general a la renuncia a otra cosa que no sea el actuar juntas, más allá del cálculo afectivo. Gloria ( Victoria Abril, que lleva el nombre de la película de Cassavettes), tiene un hijo que se ha llevado a México, pero que, sin perder nada de su amor por él, recibe el mínimo de cuidados de la madre. Más allá de la venganza por su hermana – Ana ha quedado en coma en la cama de un hospital después del accidente provocado por Félix, su marido – , más allá de una codicia inexistente, el motivo para la decisión de entregarse con cuerpo y alma a desvalijar a la banda reside exclusivamente en la naturaleza interior de esas mujeres: en su carácter magnánimo para sí mismas. Existe un intercambio simétrico entre unas reglas para llevar adelante una voluntad libre por parte de las mujeres y las reglas no menos estrictas de la economía criminal del dinero, realizadas por la banda de los hombres. En la película hay un intercambio simbólico mucho más interesante que el intercambio de palizas y venganzas que adornan la acción de este cine negro en colores. Hay una cultura moderna que representa la banda mexicana ( y algún juez español pervertido instrumentalizado por Paloma para sacar a su hermana de la cárcel) con sus favores envenenados, sus fiestas de negocios y la contratación de sexo, y una cultura arcaica representada por las mujeres basada en el don y la entrega total hasta el sacrificio. Sólo que aquí la mujer lo hace por sí misma. La imagen de Aurora (Ariadna Gil) tratando de incorporarse una y otra vez de las caídas provocadas por las brutales palizas del jefe de la banda es la mejor imagen de una película que no es perfecta, pero que no es necesario que lo sea para que estemos ante una de las más interesantes del panorama español de estrenos.

Director y guionista: Agustín Díaz Yánez

Reparto: Diego Luna, Victoria Abril, Ariadna Gil, Pilar López de Ayala, Elena Anaya, José Maria Yazpik

Productor: José Lorenzo, Eduardo Campoy, Pablo Cruz

Estreno en España: viernes 31 octubre 2008

Género: Drama

País: España , México

Distribuidora : 20th. Century Fox