Esperanza para los nuevos formatos

31-2

Por Paula Hernández García*

Hay esperanza para los nuevos formatos de ficción para Internet, es más, quizás ellos sean nuestra esperanza. Y afirmo esto cuando: hace menos de un mes, a los creadores de la webserie Malviviendo les han dado libertad para crear su propia serie de televisión en Canal Sur, y su estreno ha conseguido más de 400.000 espectadores: “Canal Sur la noche de los martes no había tenido tanta audiencia en los dos últimos años”. Cuando El PeriódicoThe Wall Street Journal se han interesado por las webseries nacionales en los últimos dos meses, y cuando estamos a menos de un mes para la II edición de las Jornadas de Webseries de la Universidad Complutense de Madrid. Evento que tuvo tanto éxito hace un año que este 2013 lo repiten con invitados internacionales.

La ficción para Internet – las webseries o los docuwebs, por ejemplo- se configuran como una nueva salida profesional para los nuevos talentos, también para los veteranos. Se erige como una nueva alternativa, que al apostar por ella, puede lograr que reconozcan y valoren tu trabajo, e incluso puedas vivir de él.

Hace algún tiempo leí que alguien – odio depender tanto de la memoria – afirmaba que la única webserie que le había despertado el ansia de ver el siguiente capítulo, y el siguiente, y el… había sido ‘Diarios de la Webcam‘.

Me despertó la curiosidad, porque hasta entonces no había oído hablar de ella y, como en muchas ocasiones hago, me propuse ver el piloto y descubrir si ese ansia también nacía en mí. Y sí, así fue. Es una producción de esas que ‘tienen un yo qué sé, que qué sé yo’. Con un tratamiento diferente, pero sin llegar al experimental. Con unos actores que transmiten frescura, no tanta naturalidad en ocasiones, pero consiguen interesarte. Quizás sea la idea original que trata de envolverte en un aura de realidad, al menos, de posible realidad, al estar frente a unas historias de adolescentes explicadas ante una webcam por petición de la escuela. ¿Podría ser real, verdad?

Diarios de la Webcam, llamó la atención del Sótano de Antena3 -cuando todavía estaba en fase de grabación- y se les propuso  estrenarla en exclusiva en su web. Más tarde pasaría a la parrilla de Neox, con una audiencia de entre 70.000 y 500.000 espectadores.

Pero eso no es todo. Si somos de los que pensamos que apostar por los medios tradicionales ya es algo limitado, algo temporal. Que cuando un medio convencional apuesta por ti puede que estés allí mientras les interese, y cuando el éxito deje de acompañarte, caerás en el ostracismo. Ahora nos quedan las marcas, los negocios por Internet, que quizás, hasta se conviertan en una mejor financiación que lo que conocíamos hasta ahora.

Es el caso de Borja de la Vega, creador, co-director y productor de ‘Diarios de la Webcam’. Que al realizar su siguiente proyecto:60m2‘, éste llamó la atención del portal inmobiliario digital ‘Idealista‘ y entraron en el proyecto como ‘partners’. De forma que cada semana la web estrenaba el nuevo capítulo 3 días antes en su portal, aprovechando la trama relacionada (de forma indirecta) con la vivienda, el alquiler de los jóvenes, el panorama actual de los pisos pequeños…

Se trata de una webserie con una trama un poco más intimista que la anterior, una apuesta más personal del director. Que ha logrado hacerse un hueco en un portal inmobiliario, que quizás lo que buscaba era eso mismo: que sus usuarios se identificaran con las situaciones que viven los personajes de la ficción. Protagonistas más grises que la comedia de Neox, personajes más reales. De esta forma, la webserie, según Borja, ha conseguido fidelizar a una audiencia – aunque menor- que les ha permitido profundizar más en la evolución de las tramas (poco frecuente en las series web).

Los dos proyectos de Borja de la Vega, nos muestran las ventajas que tiene crear para Internet: un posible salto a la televisión – tan ansiado por algunos – y/o un contrato con una marca, una empresa que se identifique con el nicho de audiencia al que nos dirigimos y nos financie una producción mucho más personal. Por que en Internet podemos crear lo que nos guste que siempre encontraremos un público al que también le entusiasme. Aprovechemos esa ventaja de la Red.

Así las webseries se convierten en un formato de ficción que nos da esperanza, a los creadores, a los actores y a todos los que participamos en la producción audiovisual.

 

Artículo también publicado el pasado 10 de febrero en enawebseriada.com

*Paula Hernández García es licenciada en Comunicación Audiovisual, Máster de Investigación en Comunicación y Periodismo,  Becaria FPI en el Observatorio Internacional de Televisión (OITVE) en el grupo de investigación Convergetvd (CSO2009-12568-C03-01) y cursa el programa de Doctorado de Investigación en Comunicación y Periodismo en la Universidad Autónoma de Barcelona. paula.hernandez@uab.cat