Las mujeres a la performance I: Antecedentes de la performance en el cine*

vision-cartel

Por Alberto Caballero

Retomamos el comunicado anterior donde nos preguntamos: ¿Hasta donde debe llegar el artista con su cuerpo como objeto? ¿Hasta dónde debe llegar el arte con el tema de la acción? ¿Qué relación tiene la perfomance con el mercado del arte? para llegar a plantearnos ¿Qué relación tiene la sexualidad en el arte de la perfomance? ¿Habría una sexualidad perfomática? ¿Qué modo de sexualidad nos quiere hacer ver la perfomance?

Algo de ello nos relata Leopold von Sacher-Masoch, en sus libros dedicados a los encuentro sexuales, donde señala como fundamental la acción y la acción perfomática, justamente donde los personajes muchas veces privados de la palabra, privados de la luz, solo les queda el gesto, la mera presencia, la perfomance, para no solo postergar sino para no-realizar un acto que se desea con tanta fuerza como la que lo rechaza. Otro gran escritor como Marcel Proust nos da pistas, nos deja múltiples marcas a lo que anticipa, ante la dificultad de la palabra, de lo simbólico en la relación con el otro, surge la acción, la no.acción, la contemplación, la mirada, inclusive la sombra, el gesto, el silencio.

Del goce de la acción al goce místico: si lo que estamos intentando es buscar antecedentes a este momento del goce de la acción como un goce masoquista nos encontramos con el goce de las místicas. No intentaré definir ni llegar a las últimas conclusiones de este goce conocido y reconocido por su alto nivel espiritual, intelectual, estético, artístico y sobretodo ético.

 

Este goce ha tenido fundamental incidencia en la cultura occidental del último milenio donde las mujeres han jugado un papel significativo, entonces las preguntas se duplican: ¿Qué relación tiene este goce con la performance? Y qué relación tienen las mujeres con este goce.

Siglos más tarde particularmente en Francia, surge el movimiento de las cortesanas segunda oportunidad que aprovechan las mujeres para intervenir directamente en la cultura, el arte, la literatura y hacer de todo esto su lazo social, su mundo. Como algo singular más allá del mundo de la madre y del mundo de la política surge un mundo nuevo ordenado, conducido y aprovechado por las mujeres, pero esto no hubiera sido posible sin el profundo proceso realizado por algunas mujeres que yendo más allá del goce del cuerpo, del martirio y del sacrificio del muro de los conventos, del muro de los palacios, trascienden colocando a las mujeres en el mundo.

El arte del siglo XV al XX conducido y ordenado por los hombres cae irremediablemente a mediados del s XX en el arte de la performance, presencia, cuerpo y goce, lleva a una participación activa, sexual y política de las mujeres. Esta tesis se resume de la siguiente manera: cada vez que surge la triada cuerpo, presencia y goce significa el salto de las mujeres a la primera línea de realización artística.

Dedicaremos este debate a algunas películas que hemos ido rescatando sobre estas “místicas” Hildegard Von Bingen, Thèrese mística francesa, Teresa de Ávila, Bernadette la niña de Lourdes, son algunos de los ejemplos que el cine nos permite dilucidar algo de dichos mecanismos, no solos relacionados al cuerpo, en este caso al cuerpo de las mujeres, el tipo de goce que ello implica sino además la importante repercusión social y cultural que ello causó.

Visión

Dirección y guión: Margarethe Von Trotta
Países: Alemania y Francia
Año: 2009
Duración:110 min.
Género: .Drama
Sinopsis: aborda la vida de Hildegard von Bingen, una monja también alemana que, desde niña, tiene visiones en las que Dios le pide que transmita sus mensajes. Hildegard fue una mujer adelantada a su tiempo, con un papel muy importante en la Iglesia y en la sociedad medieval. Tenía conocimientos de medicina natural, fue una prestigiosa compositora de música, no temió afrontar algunas reformas como abadesa de su convento y mantuvo correspondencia con los grandes mandatarios de la época.

Thérèse

Director: Alain Cavalier
País: Francia
Año: 1986
Duración: 94 min.
Género: Biográficas

Sinopsis: Thérèse Martín, nacida en 1873, falleció en 1897 y fue canonizada en 1927. Sus apuntes fueron publicados bajo el título Historia de un alma.
Thérèse quiso entrar desde muy jovencita en un convento de clausura de las carmelitas. No fue aceptada por la edad y por su frágil salud pero ella lo logró gracias a su petición al Sumo Pontífice. A causa del frío y de las condiciones en que se encontraba el convento, la joven Thérèse enfermó de tuberculosis lo que le llevó a la muerte con tan sólo 24 años, después de padecer grandes sufrimientos.

Teresa: el cuerpo de cristo
Director: Ray Loriga
País: España, Reino Unido y Francia.
Año: 2007.
Duración: 97 min.
Género: Drama.

Sinopsis: Teresa de Cepeda y Ahumada (Paz Vega) es la hija de un hidalgo de Ávila que se resiste a aceptar su rol de mujer en un mundo de hombres: no quiere limitarse a ser esposa y madre. Siente que tiene que haber algo más elevado. Quiere escribir, quiere leer, quiere aprender. En busca de ese “algo” que le falta, ingresa en un convento de clausura. Su decepción no puede ser mayor: tras las paredes del claustro reina el materialismo y la misma frivolidad de los que ella viene huyendo. Así, decide iniciar una cruzada de oración y sacrificio que la convierten primero en una rebelde y una loca, más tarde en una líder y, finalmente, en una santa.

La canción de Bernadette
Dirección: Henry King
País: Estados Unidos
Año: 1943
Duración: 156 minutos
Género: Drama

Sinopsis: La película narra la historia de Bernadette Soubirous, pastora francesa a quien se apareció la Virgen María en Lourdes en 1858. El escepticismo inicial con que fue recibida la noticia cambió no sólo por las curaciones inexplicables al beber del agua de un manantial que brotó al excavar la niña el suelo, sino también porque el párroco le preguntó cuál era el nombre de la dama que decía ver a lo cual contestó Inmaculada Concepción asunto teológico muy discutido en ese momento en Roma y fuera del conocimiento de una pastora analfabeta. El film cuenta su ingreso en las Hijas de la Caridad, donde sufrió la incomprensión de la Superiora que no creyó en sus visiones, y un tumor en la pierna que le impedía caminar.

Qué elementos comunes encontramos en las cuatro: Una reclusión del mundo, Los correspondientes pasos por el aislamiento y el silencio, el voto de silencio. Todas se encuentra con un régimen estricto y en algunos casos con el castigo físico y espiritual por los malos pensamientos”, la prohibición de leer los libros sagrados y de participar de las ceremonias religiosas por ser mujeres por lo tanto la de tomar decisiones en el convento. El cuerpo, el modo de vida y la política regidas por los hombres en opresión de las mujeres.

Es fundamental el papel de la madre superiora, el guía o el maestro para poder producir la transformación. Y quien más se abandona el sufrimiento del cuerpo por curar el cuerpo de la misma manera que se cura el alma, no sólo se trata de un proceso interior sino de su proyección social, ahora se hacen enfermeras, fundan conventos y los administran, no sólo leen sino también escriben muchos son los testimonios. Se ha pasado del goce del cuerpo-del Otro al goce del saber, las mujeres dejan al cuerpo como lugar del goce del Otro para saber del malestar y su correspondiente curación, de la administración de dicho goce en debates siguientes veremos como este goce se traduce con “las cortesanas” y mucho ,más tarde con las perfomáticas.

 

*Publicado en http://a-caballero.blogspot.com/2011/02/las-mujeres-la-performance.html (16/02/2011)