Presentación: Muestra del Nuevo Cine Venezolano Casa América Catalunya. Tricolor cinematográfico (2000-2012)

120615 cine venezolano

 

Dra. Claritza Arlenet Peña Zerpa

Licenciado Josè Alirio peña Zerpa

Un poco de historia y un posible rasgo común

Tan sólo un año después de que los hermanos Lumiére mostraran su famoso invento en Europa, la ciudad de Maracaibo exhibía sus primeras películas en el Teatro Baralt. Destaca en 1897 el polémico Don Manuel Trujillo Durán. Lo que uno piense que él representa en la butaca del séptimo arte nacional siempre será una lectura, una apreciación. Algunos afirman que es el primer cineasta, el primer cortometrajista y/o el inaugural documentalista. Otros creen que fue un espíritu arriesgado con las tecnologías del momento, hay quienes lo describen como un comerciante y pocos le restan crédito en la historia de nuestra cinematografía.

En un país al norte del sur y con 115 años de historia cinematográfica un grupo de soñadores trabajan incansablemente para llevar a la gran pantalla historias impregnadas de optimismo, pesimismo, costumbres, riquezas, miserias, injusticias, miradas femeninas, vivencias urbanas, vivencias rurales, próceres, gestas heroicas, protagonismo del pueblo, melodramas, ironías, sarcasmos, humor y adulancias. Hablar de un ADN característico en el cine criollo es arriesgado, quizás existan rasgos comunes de los largometrajes actuales en relación a las décadas de los 70, 80 y 90, sin que esto signifique la presencia de un patrón inquebrantable. Si hay algo que enlaza el modo criollo de hacer cine son los ensayos- errores en los guiones, el intento esmerado de comunicar algo, la imagen estereotipada de los personajes y la obsesión por retratar la realidad, aunque ésta nunca sea captada por la cámara.

Éxitos taquilleros

A partir del 26 de octubre de 2005 entra en vigencia la Ley de Cinematografía Nacional que sustituye a la antigua ley de fecha 8 de septiembre de 1993. Se garantiza la creación de un fondo que permite la continuidad de la realización audiovisual y se inaugura el 3 de junio de 2006 la Productora Gubernamental “Fundación Villa del Cine”. Estos aspectos aunados a la llamada “reconciliación del venezolano con su cine” son mencionados por algunos periodistas y  gerentes de instituciones cinematográficas venezolanas como determinantes en los fenómenos de taquilla ocurridos en 2005 con Secuestro Express (932.530 espectadores) de Jonathan Jakubowicz y en 2010 con La Hora Cero (941.857 espectadores) de Diego Velasco. Sin embargo, consideramos que un factor determinante en el éxito taquillero de estas películas es el hecho de haber creído en una nueva generación de cineastas contando historias de manera distinta a lo habitual. El hecho de obtener financiamiento no garantiza el éxito en la audiencia y basta mencionar los casos de: El Caracazo (2005), Comando X (2008), Bloques (2008), Zamora tierra y hombres libres (2009), Libertador Morales El Justiciero (2009), Un lugar lejano (2009), Al Borde de la Línea (2007), La Clase  (2007), Día Naranja (2009), Des-autorizados (2010), Amorcito Corazón (2010), El Chico que miente (2011) y Días de Poder (2011). Un golpe de suerte taquillero lo constituyó Er Conde Jones. The Movie (2011) del humorista Benjamín Rausseo. Esta película logró llevar a las salas cerca de 700 mil espectadores aún cuando la prensa destacaba semanalmente la poca calidad del largometraje.

Éxitos festivaleros

Por otro lado, el cine venezolano de la década 2000-2010 abre una puerta al mundo con películas exitosas en festivales internacionales. Es el caso de Punto y Raya (2005) de Elia Schneider que obtuvo 30 premios, además de ser el largometraje que le dio la oportunidad al actor Edgar Ramírez de hacerse conocido. También destacan Postales de Leningrado (2007) de Mariana Rondón que conquistó alrededor de 20 reconocimientos incluyendo el “Gran premio El Abrazo” del Festival de Biarritz, y Hermano (2010) de Marcel Rasquin creedora de tres premios en el 32 Festival Internacional de Cine de Moscú, incluyendo el San Jorge de Oro, codiciado galardón a Mejor Película. Hermano logra narrar una historia futbolística en un país que tradicionalmente es beisbolista.

Cercanos al Goya, retomando la temática sexo diversa y apoyando la carrera de Gustavo Dudamel

Merecen mención especial, a nuestro modo de ver Reverón (2011) de Diego Rìsquez, Cheila una casa pa` maíta (2010) de Eduardo Barberena y el documental Dudamel el sonido de los niños (2011) de Alberto Arvelo. Reverón populariza al actor Luigi Sciamanna y nos remonta a una narrativa semejante al cine Súper 8 venezolano de los años 70 y 80, quizá por ello no logra estar en la selección competitiva oficial de los Premios Goya 2012 donde Un Cuento Chino (2011), Miss Bala (2011), Boleto al Paraíso (2010) y Violeta se fue a los cielos (2011) representan, de alguna manera, propuestas narrativas actualizadas. Cheila una casa pa` maíta cuenta la historia de una mujer transexual de orientación lésbica protagonizada por una chica trans colombiana. Los críticos comentaron negativamente sobre el largometraje pero la comunidad GLBTI caraqueña se apropió de su imagen desfilándola en la Marcha del Orgullo GLBT 2010, desde Parque del Este hasta la Zona Rental de Plaza Venezuela en Caracas.

Dudamel el sonido de los niños es narrada por el venezolano Edgar Ramírez y rodada en 7 países. Logra despertar el interés de una moderada audiencia, superando en taquilla otro documental del mismo director: Tocar y Luchar (2006).

Cine de bajo presupuesto y cine histórico

Frente a la alternativa de un cine financiado por entes gubernamentales ha nacido paralelamente un cine de bajo presupuesto, demostrando que lo importante es tener una idea y buscar los medios mínimos necesarios para ejecutarla. Pionero de este cine es el director Carlos Malavè, quien retomando el subgénero policial ha realizado Por un polvo (2008), Las Caras del Diablo (2010) y Último Cuerpo (2011).

Luis Alberto Lamata con El Enemigo (2008) incursiona en el cine de bajo costo demostrando que además de sus películas Miranda regresa (2007) y Taìta Boves (2010), es posible hacer otro tipo de largometrajes. Otras películas históricas, también producidas por la Fundación Villa del Cine, pertenecen al reconocido Román Chalbaud: El Caracazo (2005), Zamora tierra y hombres libres (2009) y Días de Poder (2011).

No todas pueden mencionarse

Hasta ahora hemos mencionado un total de 29 películas y quizá el criterio para dichas menciones no cumpla el requisito de exhaustividad en el conjunto de filmes producidos entre 2000 y 2012. Representan tan solo un aproximado de 20%. No obstante, para estas cortas líneas dicho porcentaje es significativo considerando que aquellas películas que aparecen mencionadas de alguna manera han destacado por el éxito o fracaso taquillero, el éxito festivalero o algún otro hecho particular como, por ejemplo, pertenecer al cine de bajo presupuesto o tomar en cuenta la comunidad sexo diversa.

En lo que va del 2012 se han estrenado El Manzano Azul y Cabimas, y se tiene previsto estrenar, al menos, otras 5 películas. Ello sin duda indica que hay un apoyo financiero, sin embargo ¿cuántos venezolanos acudirán a las salas de cine? La taquilla sigue siendo impredecible pero ojalá tengamos muchos éxitos.

 

MUESTRA DEL NUEVO CINE VENEZOLANO
CASA AMÉRICA CATALUNYA
Tricolor cinematográfico (2000-2012)
Un poco de historia y un posible rasgo común
Tan sólo un año después de que los hermanos Lumiére mostraran su famoso
invento en Europa, la ciudad de Maracaibo exhibía sus primeras películas en el
Teatro Baralt. Destaca en 1897 el polémico Don Manuel Trujillo Durán. Lo que uno
piense que él representa en la butaca del séptimo arte nacional siempre será una
lectura, una apreciación. Algunos afirman que es el primer cineasta, el primer
cortometrajista y/o el inaugural documentalista. Otros creen que fue un espíritu
arriesgado con las tecnologías del momento, hay quienes lo describen como un
comerciante y pocos le restan crédito en la historia de nuestra cinematografía.
En un país al norte del sur y con 115 años de historia cinematográfica un grupo de
soñadores trabajan incansablemente para llevar a la gran pantalla historias
impregnadas de optimismo, pesimismo, costumbres, riquezas, miserias,
injusticias, miradas femeninas, vivencias urbanas, vivencias rurales, próceres,
gestas heroicas, protagonismo del pueblo, melodramas, ironías, sarcasmos,
humor y adulancias. Hablar de un ADN característico en el cine criollo es
arriesgado, quizás existan rasgos comunes de los largometrajes actuales en
relación a las décadas de los 70, 80 y 90, sin que esto signifique la presencia de
un patrón inquebrantable. Si hay algo que enlaza el modo criollo de hacer cine son
los ensayos- errores en los guiones, el intento esmerado de comunicar algo, la
imagen estereotipada de los personajes y la obsesión por retratar la realidad,
aunque ésta nunca sea captada por la cámara.
Éxitos taquilleros
A partir del 26 de octubre de 2005 entra en vigencia la Ley de Cinematografía
Nacional que sustituye a la antigua ley de fecha 8 de septiembre de 1993. Se
garantiza la creación de un fondo que permite la continuidad de la realización
audiovisual y se inaugura el 3 de junio de 2006 la Productora Gubernamental
“Fundación Villa del Cine”. Estos aspectos aunados a la llamada “reconciliación
del venezolano con su cine” son mencionados por algunos periodistas y gerentes
de instituciones cinematográficas venezolanas como determinantes en los
fenómenos de taquilla ocurridos en 2005 con Secuestro Express (932.530
espectadores) de Jonathan Jakubowicz y en 2010 con La Hora Cero (941.857
espectadores) de Diego Velasco. Sin embargo, consideramos que un factor
determinante en el éxito taquillero de estas películas es el hecho de haber creído
en una nueva generación de cineastas contando historias de manera distinta a lo
habitual. El hecho de obtener financiamiento no garantiza el éxito en la audiencia y
basta mencionar los casos de: El Caracazo (2005), Comando X (2008), Bloques
(2008), Zamora tierra y hombres libres (2009), Libertador Morales El Justiciero
(2009), Un lugar lejano (2009), Al Borde de la Línea (2007), La Clase (2007), Día
Naranja (2009), Des-autorizados (2010), Amorcito Corazón (2010), El Chico que
miente (2011) y Días de Poder (2011).
Un golpe de suerte taquillero lo constituyó Er Conde Jones. The Movie (2011) del
humorista Benjamín Rausseo. Esta película logró llevar a las salas cerca de 700
mil espectadores aún cuando la prensa destacaba semanalmente la poca calidad
del largometraje.
Éxitos festivaleros
Por otro lado, el cine venezolano de la década 2000-2010 abre una puerta al
mundo con películas exitosas en festivales internacionales. Es el caso de Punto y
Raya (2005) de Elia Schneider que obtuvo 30 premios, además de ser el
largometraje que le dio la oportunidad al actor Edgar Ramírez de hacerse
conocido. También destacan Postales de Leningrado (2007) de Mariana Rondón
que conquistó alrededor de 20 reconocimientos incluyendo el “Gran premio El
Abrazo” del Festival de Biarritz, y Hermano (2010) de Marcel Rasquin acreedora
de tres premios en el 32 Festival Internacional de Cine de Moscú, incluyendo el
San Jorge de Oro, codiciado galardón a Mejor Película. Hermano logra narrar una
historia futbolística en un país que tradicionalmente es beisbolista.
Cercanos al Goya, retomando la temática sexo diversa y apoyando la carrera
de Gustavo Dudamel
Merecen mención especial, a nuestro modo de ver Reverón (2011) de Diego
Rìsquez, Cheila una casa pa` maíta (2010) de Eduardo Barberena y el documental
Dudamel el sonido de los niños (2011) de Alberto Arvelo. Reverón populariza al
actor Luigi Sciamanna y nos remonta a una narrativa semejante al cine Súper 8
venezolano de los años 70 y 80, quizá por ello no logra estar en la selección
competitiva oficial de los Premios Goya 2012 donde Un Cuento Chino (2011), Miss
Bala (2011), Boleto al Paraíso (2010) y Violeta se fue a los cielos (2011)
representan, de alguna manera, propuestas narrativas actualizadas.
Cheila una casa pa` maíta cuenta la historia de una mujer transexual de
orientación lésbica protagonizada por una chica trans colombiana. Los críticos
comentaron negativamente sobre el largometraje pero la comunidad GLBTI
caraqueña se apropió de su imagen desfilándola en la Marcha del Orgullo GLBT
2010, desde Parque del Este hasta la Zona Rental de Plaza Venezuela en
Caracas.
Dudamel el sonido de los niños es narrada por el venezolano Edgar Ramírez y
rodada en 7 países. Logra despertar el interés de una moderada audiencia,
superando en taquilla otro documental del mismo director: Tocar y Luchar (2006).
Cine de bajo presupuesto y cine histórico
Frente a la alternativa de un cine financiado por entes gubernamentales ha nacido
paralelamente un cine de bajo presupuesto, demostrando que lo importante es
tener una idea y buscar los medios mínimos necesarios para ejecutarla. Pionero
de este cine es el director Carlos Malavè, quien retomando el subgénero policial
ha realizado Por un polvo (2008), Las Caras del Diablo (2010) y Último Cuerpo
(2011).
Luis Alberto Lamata con El Enemigo (2008) incursiona en el cine de bajo costo
demostrando que además de sus películas Miranda regresa (2007) y Taìta Boves
(2010), es posible hacer otro tipo de largometrajes. Otras películas històricas,
también producidas por la Fundación Villa del Cine, pertenecen al reconocido
Román Chalbaud: El Caracazo (2005), Zamora tierra y hombres libres (2009) y
Días de Poder (2011).
No todas pueden mencionarse
Hasta ahora hemos mencionado un total de 29 películas y quizá el criterio para
dichas menciones no cumpla el requisito de exhaustividad en el conjunto de filmes
producidos entre 2000 y 2012. Representan tan solo un aproximado de 20%. No
obstante, para estas cortas líneas dicho porcentaje es significativo considerando
que aquellas películas que aparecen mencionadas de alguna manera han
destacado por el éxito o fracaso taquillero, el éxito festivalero o algún otro hecho
particular como, por ejemplo, pertenecer al cine de bajo presupuesto o tomar en
cuenta la comunidad sexo diversa,
En lo que va del 2012 se han estrenado El Manzano Azul y Cabimas, y se tiene
previsto estrenar, al menos, otras 5 películas. Ello sin duda indica que hay un
apoyo financiero, sin embargo ¿cuántos venezolanos acudirán a las salas de
cine? La taquilla sigue siendo impredecible pero ojalá tengamos muchos éxitos.
Dra. Claritza Arlenet Peña Zerpa
Licenciado Josè Alirio peña Zerpa