Tag Archives: Crítica

El tartamudo que ganó una guerra

Por Oswaldo Osorio (*)

Nunca el rey Jorge VI de Inglaterra había sido protagonista de la Segunda Guerra Mundial en una película. En ésta lo es porque había que justificar la anécdota que es el centro del relato, había que darle peso al curioso cuento del rey tartamudo. Porque de eso se trata esta cinta, de una simple anécdota que le ocurre a un ilustre pero opaco protagonista de la historia moderna, una anécdota que es inflada para hacerla parecer muy importante y, además, es revestida como historia de superación.

CRÍTICA A UNA TEORÍA DE LA IMAGEN III

camilac13_enero_2011

(*) Por Camila Cárdenas Neira

Nada tiene que ver la muerte con esta imagen de la que me /retracto todas nuestras maneras de referirnos a las cosas están viciadas y éste no es más que otro modo de viciarlas.

Diario de muerte, Enrique Lihn.

CRÍTICA A UNA TEORÍA DE LA IMAGEN II

camilac04_enero_2011

(*) Por Camila Cárdenas Neira

El acto de separarnos del mundo que nos rodea con el objetivo de comprenderlo demanda, necesariamente, la creación de imágenes que medien entre nosotros y él. A tal proceso cognoscitivo antecede una selección que es siempre intencionada: buscamos expresar algo con un fin. Este cometido revela la manera en que las diversas sociedades perciben y valoran la experiencia. De allí que las imágenes no sean lo suficientemente neutras o transparentes; centrarnos en ellas implica volver la vista hacia nosotros mismos.

CRÍTICA DE UNA TEORÍA DE LA IMAGEN I

camilac28-dic_2011

(*) Por Camila Cárdenas Neira

El acto de separarnos del mundo que nos rodea con el objetivo de comprenderlo demanda, necesariamente, la creación de imágenes que medien entre nosotros y él. A tal proceso cognoscitivo antecede una selección que es siempre intencionada: buscamos expresar algo con un fin. Este cometido revela la manera en que las diversas sociedades perciben y valoran la experiencia. De allí que las imágenes no sean lo suficientemente neutras o transparentes; centrarnos en ellas implica volver la vista hacia nosotros mismos.

EL CINE COLOMBIANO Y SUS TEMAS ¿MENOS BALAZOS Y MÁS BESOS?


“Verdaderamente, vivo en tiempos sombríos. ¿Qué tiempos son éstos en que hablar sobre árboles es casi un crimen porque supone callar tantas alevosías?

Bertoldt Bretcht

 

Por Oswaldo Osorio

Cada país tiene el cine que se merece. Y uso esta expresión no para referirme al poco apoyo que le da el público a su cine, lo que trae como consecuencia que las películas colombianas sean siempre maltratadas en la cartelera comercial; a lo que me refiero es a los temas que aborda cada cinematografía, a sus personajes y sus historias. Pero no es cierto que todo nuestro cine es sobre violencia y narcotráfico, al contrario, se necesitaría que se hablara más de ello y el público lo viera más, lo cual seguramente contribuiría a entender muchos de nuestros problemas.

Posibilidades e imposibilidades de lo político en la reflexividad audiovisual

Por Pedro Arturo Gómez (*)

1. Documental, verdad y desocultamiento

Es posible afirmar que la relación que entabla el documentalismo cinematográfico con la realidad se construye en torno a una pretensión de verdad como alétheia. Esta noción de verdad —distinta al concepto de la verdad como correspondencia entre los enunciados y el mundo— proviene del trabajo de Martin Heidegger que la plantea en términos de “des-ocultamiento”. La verdad como alétheia se produce cuando algo es revelado, puesto ante la vista y el entendimiento: a eso que había estado oculto, fuera de la visibilidad, se lo hace aparecer, haciéndolo evidente. El cine documental partiría del anhelo de hacer visible aquello que ha permanecido oculto, inasible e indiscernible. Eso puede ser la alteridad extraña y remota del buen salvaje que atraía la mirada impregnada de exotismo de los primeros documentales; o las realidades del mundo físico y natural inaccesibles para el ojo humano; o las constelaciones de mundos cotidianos que de tan próximas y habituales resultan invisibles; o todo lo social excluido y marginado, con respecto a lo cual la alétheia documentalista se torna denuncia y testimonio.

Una aventura corriente en un ambiente poco corriente

“AVATAR”, DE JAMES CAMERON

Por Oswaldo Osorio

Publicado en www.cinefagos.net

No ha pasado un mes desde que escribí sobre la relación cine-tecnología a propósito de Los fantasmas de Scrooge (Zemeckis). Con esta nueva película de James Cameron, igualmente, es imposible no anteponer el aspecto tecnológico al momento de referirse a ella. Y no es un buen augurio cuando se tiene que hablar primero de “aparatos” antes que de cualquier otra consideración cinematográfica. Y por lo visto, eso está sucediendo con mucha frecuencia en estos tiempos. Si bien el cine, por ser un arte nacido de una invención técnica, tiene como parte de su esencia el componente tecnológico, éste ha sido siempre un medio y no un fin en sí mismo. El fin debe ser el lenguaje cinematográfico y lo que con él se pueda decir.

XX… ¿Y qué más? La ópera prima de Lucía Puenzo

Por María Jesús Ruiz Muñoz (*)

Materializar el primer proyecto de largometraje cinematográfico es siempre una carrera de fondo, que a menudo se desarrolla con cierta crueldad. Algo parecido a las eternas luchas por la supervivencia de los célebres bichitos de Darwin. Contemplar el cartel de la propia ópera prima en la fachada de una sala de cine es un sueño que la mayoría no logra alcanzar. Otros, acopiando fuerzas y recursos de donde no los hay, consiguen su meta después de golpear muchas puertas y hacer auténticas filigranas de recortes presupuestarios. No parece ser éste el caso de Lucía Puenzo, que en su debut ha contado con un considerable despliegue de saberes y medios de producción; con el sólido respaldo por parte de una distribuidora que, por mucho que pueda dolerle a alguno, es lo fundamental para que una película se vea y trascienda; y, por si fuera poco, con el siempre cautivador y solemne Ricardo Darín encabezando el reparto. Aún sin ser el protagonista de la historia, pero es un buen gancho…

Lady Snowblood (1972): el referente original de Kill Bill

Por Lola Lapaz* (lola.lapaz@gmail.com)

Quentin Tarantino recoge toda una serie de influencias y motivos para luego volcarlos en una de sus obras más conocidas, Kill Bill. Nos centraremos en una de estas referencias: el manga Lady Snowblood, de Kazuo Koike y Kazuo Kamimura, publicado en 1972.

Conclusiones sobre la crítica de cine (XI)

Por Daniela Reverte (*)

Como intermediarios, formadores, militantes, teóricos o artistas, los críticos de cine seguirán en el centro de un debate que se renueva constantemente.

La controversia refuerza y fortalece los fundamentos de la actividad. Es una reflexión necesaria y enriquecedora que trasciende los límites de la confrontación de intereses. Como señala Adrián Martin, la polémica es una forma más violenta y acalorada de la pedagogía(1)que proporciona los suyo a la profesionalización de la actividad, haciendo más conscientes y concretas sus bases.