Tag Archives: Políticas audiovisuales

Departament de Cultura de laGeneralitat aumenta presupuesto hasta los 239,8 millones de euros

La Consellería de Cultura de la Generalitat de Catalunya ha aumentado un 23,08% su presupuesto para 2005, hasta los 239.838.922 euros. Este incremento se enmarca dentro del compromiso del tripartito de duplicar el presupuesto del Departamento en esta legislatura, de forma que llegaría a 346 millones en el 2007. Por su parte, el ICIC ha dado a conocer algunas de sus políticas en materia audiovisual de cara al año próximo.

San Luis Cine se reafirma con nuevos contratos

Dos productoras cinematográficas se sienten motivadas por la Ley de Fomento a la Industria del Cine que impulsa el Gobierno de San Luis en Argentina. Las representantes de las productoras Gill Bulbeck de Tailor Made y Alexa Dean de BR-3 Films-UK.Ltd, visitaron al Jefe del Subprograma Cine. Ambas productoras, firmaron cartas de intención con la Provincia en el 52º Festival de Cine de San Sebastián donde San Luis dio a conocer la Ley de Cine Provincial al mundo. Gill Bulbeck y Alexa Dean recorren la provincia en busca de posibles escenarios de rodaje, a concretarse durante el 2005.

Comisión de Cine de San Luis, Argentina

Por Fernando Andrés Saad

Algunos aspectos y resultados de la Ley

Un poco de Historia

Las noticias dan cuenta de ello. En las últimas décadas, en los diarios de la ciudad de San Luis sólo aparecen dos grandes novedades en torno al cine. La primera, recorre el periplo cinematográfico de Adolfo Aristarain, en el año 1992, con el rodaje de su film “Un lugar en el Mundo”, en la ciudad de Merlo y localidades aledañas. La segunda se aboca a la construcción de un complejo de cines en el año 1998. Hasta ese momento, la actividad cinematográfica, tanto desde la producción como la exhibición, estuvo condenada a funciones esporádicas, al cierre de los dos grandes exhibidores de la ciudad capital, los cines Roma y Rex. Ante la noticia de algún film con enorme repercusión nacional, se organizaban improvisadas exhibiciones, pero las salas nuevamente eran desechadas, ocupadas por organismos religiosos o casinos y tragamonedas.